Cómo corregir un niño malcriado

Entendamos o definamos a un “niño malcriado” como un niño con actitudes groseras, descortés, irrespetuoso, el cual ha pasado a un estado de sentir que es normal para él esa actitud. Muchas veces causado inconsciente o concientemente por las personas que están cerca a él o que son sus tutores.

Es tu hijo/a malcriado?

Pues primero debemos revisar si las siguientes señales nos indican o suponen que estamos frente a un caso de un niño malcriado:

  • Usa malas palabras, es irrespetuoso
  • Es sumamente mentiroso
  • Se comporta de manera grosera
  • No hace caso cuando le pides de favor las cosas
  • Quiere que siempre le hagas todo tú
  • Es chantajista
  • Siempre quiere llevarte la contraria

Quién tiene la culpa?

Es muy complejo definir esto, ya que muchos de los comportamiento de los niños que lo definimos como malcriadez a veces son evoluciones de actitudes naturales de ellos. Por ejemplo a nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer. Esto es mas visible en los niños, cuando insistentemente se les dice que hagan algo y terminan no haciéndolo o haciendo otras cosas. Todo esto es debido a que no ha habido cierta implementación de disciplina y ahí si tienen que ver en algo los padres.

Lo más importante para poder educar a un niño de esta naturaleza es la PACIENCIA. Hay que recordar también que muchas de las actitudes de los niños son por el hecho de que existe mucha presión por los padres para hacer ciertas cosas. Se sienten tan presionados que quizás quieran explotar y en ellos se denote esa actitud de niño malcriado, es una reacción a una acción.

Vivo ejemplo

Aquí va un punto que inclina la balanza en cuanto si alguien tiene la culpa de que un niño sea malcriado. Y es que nosotros somos el máximo ejemplo de comportamiento de nuestros niños. Si eres de las que pasa gritando todo el día con tu pareja, o con tu propio hijo no esperes que él sea todo lo contrario. Si arreglas tus asuntos de manera frenética diciendo groserías comportándote mal con todo el mundo, tampoco esperes que tu hijo/a sea diferente. Él puede llegar a ser tu vivo ejemplo, así que a cuidar tu comportamiento.

Qué debo hacer?

Lo primero es lo dicho anteriormente, armarte de mucha paciencia. Lo mejor es seguir las siguientes directrices:

  • Deja de hacerle todo a él

La época de “él no lo puede hacer lo voy ayudar” debe terminar. O al menos disminuir, los niños necesitan empezar desde pequeños a obtener responsabilidades. Comenzar a saber que hay cosas que el debe asumir y solucionar. Si hace berrinche porque no quiere coger algo de suelo, o quizás no quiere hacer la tarea porque esta acostumbrado a que tu se la hagas va a terminar muy mal. Recuerdale que una familia es un conjunto de personas que se ayudan entre sí, y dentro de esas ayudas pueden ser las labores del hogar.

  • Explícales y enséñale disciplina

Enséñale  que un conjunto de reglas de comportamiento rigen y ordenan nuestra vida y sociedad. Él no es ajeno a ello y debe saber que es lo mejor para mantener una armonía.

  • Crea e implementa reglas

Como consecuencia del punto anterior, establece reglas. Explícaselas para que sepa que debe y que no debe hacer. Que puede y que no puede hacer, y también debe tener claro que si incumple una de ellas tendrá un castigo. Estamos claros que para nada debe ser un castigo físico. Quizás quitarle su videojuego favorito le venga bien de vez en cuando.

  • Cambia tu comportamiento

Como ya lo dijimos. Eres un espejo para él, así que revisa y analiza tu forma de actuar y de comportarte frente a él. Ofrécele experiencias saludables. Soluciona tus problemas de manera más diplomática. Y veras que él tendrá un buen referente a copiar.

  • Pasa más tiempo con tu niño

Una de las causas que este generando un comportamiento de resentimiento u odio en los niños puede ser el hecho de que se sientan rechazados, solos o poco atendidos emocionalmente y ello desemboca en optar por desfogar esas emociones con actitudes poco adecuadas. Pasa más tiempo con él, así tendrán momentos de charlas en los que podrán conocerse mas el uno con el otro.

  • Dales tiempo

Si sigues los pasos anteriores, tan solo dales tiempo. Si hay momentos en que ellos quieren explotar, trata de dejarlos solos que se desahoguen y luego recapaciten y analicen bien lo que han hecho, y cuando todo este calmado conversar.

 

Por ultimo si el comportamiento pasa lo normal o aceptable. Teniendo escenas demasiado graves de violencia y actitudes hostiles del niño, lo mejor es ir con un terapeuta para saber cual puede ser el problema que lo esta atormentando.

 

Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *