Un niño feliz en la familia

Un niño feliz

La felicidad es algo que le puedes enseñar no exactamente dar. No necesitas ser una profesional en el tema de psicología infantil para enseñarles a encontrar la felicidad o la fuerza interior para llevarlos a ella. Te sorprenderá lo que puede hacer un niño feliz.

Signos que indican felicidad en los niños

Fácilmente puedes notar cuando algo hace feliz a tu niño. Esa carita sonriente, su luminosidad pero así mismo sabes las cosas que pueden ocasionar lo contrario. Pero en definitiva si un niño juega, ríe, muestra interes por las cosas, los juegos, otros niños, es sociable, son causas evidentes de que tu hijo es feliz. Por el contrario un niño que habla poco, es retraído, no se involucra mucho con otros niños, no ríe no juega, puede ser signo de que algo no esta bien en él o algo no lo esta satisfaciendo del todo.

Pero hay que tener cuidado con lo segundo ya que muchas veces también pueden ser solamente el comportamiento natural de tu hijo, y que este sea tímido naturalmente. Por ello es importante y conocer y estudiar su comportamiento, aunque nadie más que la madre 0 el padre para saber con exactitud esto último. La timidez no es lo mismo que tristeza.

Tu hijo tiene su propia forma de demostrar que está pasando por un momento difícil. Algunos se retraen y otros hacen un berrinche o se vuelven demasiado apegados a la mamá o al papá. Al ir conociendo mejor el temperamento de tu hijo, captarás mejor las señales de que algo no anda bien en su mundo.

 

Enseñarle una habilidad

No hay mas remedio para la tristeza o para la depresión que el estar ocupado. Más aun los niños que están super llenos de energía, no hay algo que les venga más que bien que aprender una habilidad o talento.

El hacer un deporte, crearle disciplina y esa exigencia de llegar a ser exitoso en el mismo le genera una sensación de bienestar interior. Tan solo el hecho de esperar al siguiente día para divertirse con el deporte que le gusta y que desea ser mejor y mejor día a día le inyectará una enorme cantidad de energía positiva a él.

Pero lo importante es aquí es guiarlos para que ellos encuentren sus intereses. Que ellos sientan pasión por lo que practican o entrenan. Porque de lo contrario será más estresante para él la actividad a realizar y lo hará con poco ánimo y emocionalmente no se sentirá bien.

 

Formar la sensación de independencia

Aprender a lidiar con las inevitables frustraciones de la vida es crítico para la felicidad de tu hijo en el futuro. Los padres creen o tienen la errónea idea de que hacerle la vida más fácil al niño lo hará más feliz.

Los niños necesitan necesitan tener esa sensación de angustia, de tensión, llenarse de fuerzas para superar los obstáculos. Solo superando las adversidades podemos llegar a la verdadera felicidad.

Un niño con sentido de independencia y confianza en sus seres queridos es un niño con el autoestima en alto y felicidad en aumento.

 

http://www.psicologiainfantilnet.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *